Tornar

¿Todos los autismos son iguales? Artículo de LA VANGUARDIA, J.Mª Panés psicólogo del Cdiap de S.BOI

06/04/2017

 

 

 

 

La proximidad del día mundial del autismo me parece un buen motivo para traer a colación algunos de los interrogantes que suscita. Empezaré por la pregunta ¿El autismo o los autismos?

Resulta inevitable que nos refiramos a menudo al autismo, en singular, dándole demasiada consistencia a un término detrás del cual hallamos, en realidad, una gran diversidad de casos, que quizás no se corresponden siempre con un diagnóstico preciso de autismo: una multiplicidad de factores pueden producir dificultades en la relación y la comunicación, o conductas de estilo autístico, sin que nos hallemos ante verdaderos casos de autismo.

Pero, ciñéndonos a aquellos casos en los que el diagnóstico de autismo puede establecerse con seguridad, la diversidad de itinerarios e invenciones personales que jalonan la evolución de muchos niños autistas –sobre todo si son atendidos desde edades muy tempranas- es tal, que nos parece más adecuado referirnos a los autismos.

El factor determinante

 

En base a una práctica de más de treinta años en un Cdiap (Centro de Desarrollo Infantil y Atención Precoz, perteneciente a la red de utilización pública del Departament de Benestar Social i Família de la Generalitat de Catalunya), puedo asegurar que este factor –la precocidad en la atención- es determinante en un punto esencial: la capacidad del niño para producir un lazo social con el que ir más allá de las limitaciones que su autismo le impone.

A este factor se añade otro, igualmente determinante: el enfoque de esta atención, que ha de ser, a mi juicio, respetuoso con las dificultades del niño, y siempre dispuesto a dejarse guiar por aquello –objeto, actividad, etc.- que el niño ya ha elegido o elegirá a lo largo del tratamiento, y para lo que tendremos la oportunidad de ofrecerle un uso no autístico.

Las respuestas necesarias

La multiplicidad y la singularidad de las soluciones que encuentran y desarrollan muchos niños con autismo hace más adecuado referirnos a ellos como ‘los autistas’, acentuando así la dimensión del uno por uno

 

¿Los autismos o los autistas? Es tal la diversidad de los itinerarios y las invenciones personales que vemos surgir en el trabajo con niños autistas, que propongo este segundo interrogante: ¿Los autismos o los autistas? Si nos referimos a una categoría diagnóstica –aunque sea diversificándola: los autismos- estamos recluyendo a una serie de sujetos dentro de los márgenes de esa categoría. En mi opinión, la multiplicidad y la singularidad de las soluciones que encuentran y desarrollan muchos niños con autismo –atendidos y acompañados desde muy pequeños- hace más adecuado referirnos a ellos como ‘los autistas’, acentuando así la dimensión del uno por uno.

En esta línea se inscribe Construyendo mundos. Autismo, atención precoz y psicoanálisis, un libro de reciente aparición (publicado por la Editorial Gredos), en el que su autora –Cecilia Hoffman, psicóloga clínica y psicoanalista- expone el tratamiento realizado durante más de dos años con un niño autista, en el ámbito de un Cdiap.

La invención de Dídac

 

La precocidad de la atención –Dídac tenía un año y siete meses cuando él y sus padres tuvieron el primer encuentro con la autora- así como la orientación del tratamiento, fueron, sin duda, determinantes en cuanto a sus resultados. ‘La invención de Dídac’, por tomar el título de uno de los capítulos del libro -aquello que él invento, tanto como el hecho de que ello le permitió inventarse a sí mismo, reinventarse quizás, más allá de su autismo- no se habría producido de no confluir estas dos circunstancias, de la mano del talento clínico y la disponibilidad subjetiva de la autora.

Libros como el de Cecilia Hoffman –que aporta, además, la vocación de ser accesible y útil a un público muy amplio- escritos desde la perspectiva clínica, vienen a complementar la ya larga serie de textos, publicados en los últimos años, en los que sujetos autistas testimonian en primera persona –uno por uno- de la diversidad y la complejidad de sus recorridos vitales.

Una experiencia real

La precocidad de la atención así como la orientación del tratamiento, fueron, sin duda, determinantes en cuanto a los resultados expuestos en el libro de Cecilia Hoffman

Tornar